News Column

Rasgos de Personalidad que Podrían Perjudicar Su Negocio

August 6, 2011

ImpreMedia

Negocios
Corbis Images

Sé que en ocasiones es difícil admitirlo pero el jefe, o sea usted, a veces se equivoca. No está mal, ni es una tragedia. Eso sucede a diario en todas las compañías, las grandes y las pequeñas. Lo que marca la diferencia entre un jefe y otro, es qué hace el jefe cuando se equivoca. Es decir, cómo reacciona el comandante de la empresa ante sus propios errores.

Porque en esos momentos de prueba, por menores que parezcan, es que sale a relucir la personalidad del gerente o dueño del negocio. Es cuando se refuerza la imagen del líder, la confianza y credibilidad entre los miembros del equipo, o merman y se sostienen sólo por la nómina.

La personalidad del jefe se refleja a cada momento. Por ello esté atento a rasgos de la personalidad que dañan su negocio: El jefe antisocial. No importa que usted lo sepa todo del negocio, y que lo pueda hacer mejor que cualquiera, delegue tareas, trabaje con su equipo y sume fuerzas.

El jefe controlador. Está bien que usted quiera que todo corra a la perfección, y que se aprovechen del mejor modo los recursos de la empresa para optimizar los beneficios. Pero no tiene que supervisarlo todo dando órdenes y contraórdenes. Dé a sus gerentes el espacio de maniobra y poder de decisión que necesitan.

El jefe inflexible. Es cierto que todo en la empresa corre de acuerdo al plan. También es verídico que el aumento de ganancias en los últimos periodos fiscales es gracias a la disciplina laboral. Pero no necesita ser estricto con las reglas al extremo, deje un espacio abierto a la creatividad y lo espontáneo. Tal vez descubra que los beneficios para la empresa aumentan con una política de flexibilidad con sentido común.

El jefe intimidante. No confunda autoridad con autoritarismo. Está comprobado que los empleados que se sienten intimidados por sus jefes, hacen equipos menos productivos, sienten temor de proponer ideas para el negocio y desarrollan baja lealtad con la empresa. Dar más confianza y poder de decisión a sus gerentes y empleados, además de mejorar el ambiente laboral de la compañía, puede reflejar ganancias financieras.

El jefe perfeccionista. Es importante no equivocarse, evitar los errores, especialmente si cuestan a la empresa recursos y suponen riesgos laborales. Pero los errores ocurren y hay que aprender de ellos, pues nos muestran nuevos caminos de hacer las cosas en el trabajo. Les llaman errores constructivos, o aprovechar la oportunidad de aprender de nuestros errores.

Story Tools






HispanicBusiness.com Facebook Linkedin Twitter RSS Feed Email Alerts & Newsletters