News Column

Los Tres Temas Menos Apropiados en Reuniones de Negocios

August 1, 2011

ImpreMedia

Negocios
Corbis Images

Es frecuente que hombres y mujeres de empresa participen en "mixer" de negocios. Generalmente en un coctel previo a una cena, seminario, entrega de becas y reconocimientos a logros sociales y profesionales, en los que participan líderes de la comunidad, funcionarios electos, celebridades locales y empresarios.

Es la oportunidad de muchos negociantes y profesionistas de conocer nueva gente y probables contactos profesionales como socios, clientes y proveedores. Lo mismo en los 'mixer de negocios' organizados por las cámaras de comercio local con el objeto de que los socios se conozcan y salgan de la rutina, sin desconectarse del todo de los negocios.

Otras son reuniones para tratar específicamente asuntos de negocio en un almuerzo o cena. Ya sea en el ambiente relajado de un coctel o en la sobremesa de una cena de negocios, hay temas que usted, por tacto, no debe iniciar, especialmente si no conoce a su interlocutor suficientemente.

Al igual que en otros ambientes sociales, no es adecuado hablar de entrada temas de religión, política, sexo opuesto, clases sociales y grupos étnicos, criticar al gobierno y sus dirigentes, así como críticas a la clase empresarial o cualquier otro tipo de crítica negativa. Tampoco es adecuado adentrarse en temas personales o familiares.

Son asuntos que en los primeros contactos de negocio es preferible dejar que sean ellos - sus interlocutores- quienes empiecen con el tema. En tal caso, sea prudente. Ubique de qué lado del tema se coloca su interlocutor y no polemice cuando no esté de acuerdo. Pregunte, muéstrese interesado, pero deje que sea su interlocutor quien externe sus puntos de vista.

Considere todo el tiempo que usted no sabe cuán sensitiva puede ser una persona respecto de un tema o asunto de controversia, ni cuán conservador o liberal puede ser al respecto. Dese tiempo de conocer mejor a sus interlocutores, un comentario a la ligera o inapropiado, incluso expresado solo en tono de broma, puede echar a perder el negocio por el que usted se sentó a la mesa.

En general, el tono de una reunión de negocios gira en torno a las temáticas del momento y cómo éstas afectan el mundo de los negocios. Sin embargo, conviene ser cauto en los aspectos ideológicos de esos temas, trátelos sin apasionamientos para evitar que una conversación amigable derive en una polémica incómoda. Recuerde, su misión es hacer contactos de negocio, no permita que una conversación mal llevada arruine una sociedad comercial.