News Column

La Micro-administración es Contra-producente para su Negocio

Junio 28, 2011

ImpreMedia

supervisor
Corbis Images

El querer controlar todas las operaciones y hasta el último detalle que tenga que ver con su empresa es uno de los peligros más grandes para los dueños de pequeños negocios. Es entendible que después de haber empezado su negocio con tanto esfuerzo, usted piense que solo bajo su control absoluto las cosas van a salir bien.

Es como cuando un padre le da miedo soltar a su hijo para que camine solo y lo sobre protege. Por más loable que sean sus intenciones, la micro-administración de su negocio le puede ocasionar pérdidas de dinero, baja moral y una total desconfianza de sus empleados. Además, el querer estar al pendiente de todo lo que ocurre a todo momento le resultará a usted en una jornada de trabajo agotadora. Piense que usted es como un general del ejército y su función es de dirigir a sus subalternos a que todas las metas se cumplan, no de salir a pelear todas las batallas usted mismo.

El primer paso en contra de este flagelo tan común es reconocer que usted es un micro-administrador. La mayoría de jefes expresan su disgusto de personas que son controladoras por naturaleza pero casi nunca admiten ellos mismos que son miembros de este club. Póngase usted en los zapatos de sus empleados por un momento y piense si le gustaría a usted que su jefe lo manejara. Que pereza tener a alguien respirándole a uno en la nuca todo el día, ¿verdad?

Como siguiente medida, asegúrese de contratar a los empleados mejor calificados para desempeñar su labor. Si usted sabe que sus subalternos saben cómo realizar sus funciones y son capaces de resolver problemas por si solos, esto le dará más tranquilidad y liberará su tiempo para otras tareas más productivas.

En tándem con buscar los empleados adecuados, es su responsabilidad de entrenarlos como es debido y liderar con su ejemplo. De esta manera, usted sabe que ya pueden "caminar solitos." Entrénelos a que resuelvan cualquier situación y que contemplen varias alternativas de manera práctica antes de que consulten con usted. Haga énfasis en que ellos se sientan parte integral del equipo de trabajo y que se sientan orgullosos de su trabajo. Le aseguramos que usted notará la diferencia en los resultados generales y en el ambiente de trabajo de su empresa en un corto plazo.

Es entendible que a veces es difícil soltar las riendas de su negocio pero es la decisión correcta. Recuerde que dos, tres o más cabezas piensan más que una y su equipo tal vez le puede ayudar a resolver problemas que usted solo nunca pudo poner en orden. Si usted le puso buenos cimientos, lo alimentó con su conocimiento y le dio la libertad necesaria en el momento justo, su negocio crecerá y seguramente lo hará sentirse muy orgulloso de sus logros.

Story Tools