News Column

¿Es Necesario un Código de Vestuario?

May 10, 2011

ImpreMedia

Vestuario
Corbis Images

"Díme en qué trabajas, y te diré cómo vestir", dice Paula Sabines, especialista de imagen y comunicación de Long Beach, en California, respecto al uso de vestuario en el ámbito laboral.

Todas las compañías establecen, explícita o tácitamente, un código de vestuario. Incluso cuando no lo hacen y permiten que los empleados vistan de acuerdo con sus posibilidades, gustos y criterios personales.

Pero en general, explica la experta, "hay tres tipos o categorías de vestuario para el trabajo", dependiendo de la actividad, oficio, profesión o medio laboral en el que se desenvuelven las empresas y sus trabajadores.

La primera son los empleados que requieren el uso de uniformes o prendas necesarias para su actividad laboral, como batas, mandiles, overoles y uniformes de compañía, que por regla consisten de prendas con el color (o los colores) y el logotipo de la empresa, dice la experta que ha asesorado a pequeños negocios hispanos del área de Los Angeles en el tema de la imagen de la empresa.

En seguida, sigue explicando Sabines, están las empresas y giros de negocio conservadores cuyos empleados tienen contacto con el público o visitan a los clientes. Para ellos, el uso de la clásica vestimenta de negocios o "business attire" que todos conocemos, de traje y corbata para hombres y traje sastre con falda o pantalón para las mujeres, es obligado.

Aunque las empresas conservadoras que establecen las normas más rígidas en el vestuario son las áreas jurídica, administrativa y de negocios tradicionales, con oficinas que reciben clientes y visitantes, en ésta categoría caben también negocios que por su naturaleza requieren que, sin dejar de lado el buen gusto al vestir, los hombres omitan la corbata y las mujeres usen escote, falda corta o tacón alto, como ocurre en las áreas de relaciones públicas y mercadeo donde representantes de la empresa participan en frecuentes foros, congresos, recepciones y banquetes de negocios.

Finalmente tenemos las empresas casuales que permiten que los empleados lleguen al trabajo con vestimenta que muestre su personalidad, sigue diciendo Paula Sabines. "Que por cierto, casual no implica, necesariamente, dejar de usar la corbata en el caso de los hombres, o el saco sastre en el caso de las mujeres. Pero sí permite salirse de los colores oscuros y sólidos del "business attire" tradicional, para incluir la moda de temporada, colores estridentes e incluso jeans".

Para la mayoría de las empresas y sus empleados, termina diciendo la experta, tres reglas de oro son las que funcionan mejor al respecto del código de vestuario:
1. Que las pautas de la empresa sobre cómo deben vestirse sus empleados sean generales y no detalladas hasta la exageración.
2. Que los empleados sigan el principio de no vestir para el trabajo nada que suelan usar los fines de semana.
3. Que las empresas expliquen a los empleados el porqué de las normas específicas de vestimenta de la empresa, y que la empresa esté abierta a las sugerencias de los empleados de mejorar el código de vestuario.

Story Tools






HispanicBusiness.com Facebook Linkedin Twitter RSS Feed Email Alerts & Newsletters