News Column

Dentro del Presupuesto

June 1, 2010

Por Amy Andrade

Manejo de Negocio

Muchas veces los que sueñan en abrir un negocio propio se enfocan mas en al concepto, que el manejo, de su negocio. Pero los detalles básicos pueden ser igual, sino más, importantes.

Una de las prioridades de cualquier negocio nuevo es hacer un presupuesto. Si el negocio tiene datos históricos, el empresario los puede utilizar para formar un presupuesto más o menos aproximado hacia el futuro. De lo contrario, si se trata de una empresa nueva, el empresario puede incluir gastos previstos en su presupuesto. Es indispensable elaborar un plan a largo plazo: muchos emprendedores empiezan con un plan de cinco años, pero es importante contemplar una vida empresarial más largo para no caer en las estadísticas de los negocios que fracasan.

Obviamente, el ambiente de negocios cambiará bastante a través de los años – así que es muy importante que el empresario sea ágil y flexible. De igual forma, el presupuesto debe ser ágil. Si las circunstancias cambian, y los gastos suben de una manera no sustentable, el empresario tiene que reevaluar la situación para asegurar que los recursos de la empresa se asignen adecuadamente.

También, el empresario tiene que saber sus propios límites. En ocasiones, por ejemplo, el dueño quiere ser "buena gente" con todos y no cobra agresivamente sus facturas o da demasiadas oportunidades a los empleados problemáticos. Pero la selección de empleados, proveedores, e incluso clientes influye al flujo del negocio. Proveedores confiables entregan sus productos y servicios a tiempo, para que su plan de negocio no se demore.

Siempre lo ideal es no incurrir en gastos extraordinarios o innecesarios. Pero al igual que la lluvia, tarde o temprano, estos gastos inesperados llegarán. Durante años difíciles, puede parecer que su negocio apenas esté sobreviviendo – y cualquier gasto inesperado duele. Nadie quiere sentir que están tirando dinero en una causa perdida.

Por eso, es muy importante que una empresa dedique una porción de su presupuesto como un fondo de emergencias. Cuando llega una crisis, la empresa ya contará con los fondos y no tendrá que correr en búsqueda de un préstamo. Si el fondo de emergencias sigue creciendo año tras año, el empresario puede utilizar una porción como premio – quizás para un rediseño del local o como un bono para el mejor vendedor.

El empresario responsable revisa su presupuesto de manera regular – quizás cada mes – y en cada fase de un proyecto. Para mayor disciplina, el empresario puede dividir el presupuesto en secciones según el área del negocio, por ejemplo, mantener un presupuesto distinto para gastos fijos y otro para publicidad.